August 28th, 2009

Jed worried

It's the economy, stupid

Esta frase es hoy popular en la política estadounidense. Surgió en la campaña presidencial de Clinton contra Bush padre, tal y como explican en la wikipedia.

Dado el clima actual de recesión, la frase vuelve a estar de moda, y si seguís un poco el debate estadounidense la veréis más de una vez y en diferentes variantes.
No voy a hablar de EEUU, quiero comentar una cosa que me llama la atención de nuestro caso. La crisis nos ha golpeado bastante más que al resto, entre otras cosas por nuestra dependencia de la construcción. Pero no es sólo eso.
Leo en El País que somos el país en el que más ha caído la demanda interna, es decir, el consumo, y que de éste depende el PIB en un 60%.
Cada vez que leo estas cosas no dejo de pensar en la pescadilla que se muerde la cola. Un grupo pierde el trabajo, con lo cual deja de gastar. Otros tienen miedo de perderlo, con lo cual dejan de gastar/comprar cosas. Las empresas dejan de ganar dinero porque menos gente compra cosas, con lo cual despiden a gente. Y vuelta a empezar.

Es cierto que llegados a este nivel de paro la cosa es delicada y no se puede simplificar demasiado. Es decir, mucha gente no tiene empleo y no se le puede pedir que gaste un dinero que no tiene.
Lo que me llama la atención es que cuando empezó la crisis no parecía la cosa tan grave. ¿Hasta qué punto el miedo de la gente a la crisis la ha provocado? ¿Cuánta gente ante la palabra crisis gritada desde todos los medios empezó a gastar menos? ¿Puede que hayamos cavado un hoyo más profundo por miedo a que fuera precisamente eso, un hoyo profundo?

Recuerdo cuando empezamos con la ya archifamosa crisis. En aquél entonces corrían ríos de tinta en los medios hablando de la crisis y criticando al Gobierno por no admitir que hubiera crisis. Se asumía que no querían ver la realidad. ¿Y si lo que pretendían era evitar el miedo?
Creo que era la intención detrás de aquellos mensajes, una intención que dejó de tener sentido cuando el PP no hacía más que gritar a los cuatro vientos lo mal que iba todo y la que se nos venía encima. Y, evidentemente, todas las tertulias, diarios e informativos más de lo mismo.

(Antes de que alguien pueda preguntar por qué no dijeron que ése era el motivo de no decir "crisis", me parece fácil de ver que si lo explican deja de tener sentido la idea, es como si te dicen que no existen los reyes magos pero vamos a hacer como que sí para que tengas más ilusión.)