naeros (naeros) wrote,
naeros
naeros

  • Mood:
  • Music:

Uganda, tercera parte: A Tapac!

Proseguimos con los resúmenes del viajecillo. He tardado más de lo esperado, sorry!
Ah, he creado un tag para los resúmenes: uganda.
Por si te acabas de apuntar a la aventura, puedes empezar por los anteriores: primera y segunda partes.
Los demás seguimos en Moroto, donde amanecemos.

Moroto



Día 5 (8-7-06)

Tras pasar una noche malilla, nos despertamos en Moroto, lo que pasaríamos a llamar Bodo 2.0 o el desagüe de las alcantarillas del mundo xDDD
En la foto de arriba podéis ver un poco cómo era el lugar.
El caso es que nos despertamos, Dani descubrió que la cadena volvía a funcionar (adioooosssss xDDDDD) y nos dirigimos a la cocina a desayunar. El lugar en general no está en muy buen estado y el desayuno fue normalito, con montones de hormiguillas diminutas correteando por la mesa (ñam ñam xD). David nos contó que él también había tenido sus encuentros en la tercera fase, saludando a una familia de cucarachas que vivían en el baño. Por la mañana habían desaparecido, sin que nadie quisiera averiguar mucho al respecto xDDDD
En fin, podéis leerlo con alguna foto en su blog.

Moroto
Moroto, la gran ciudad. (Carlos)


El lugar en el que estábamos no era de los Padres Blancos y se notaba, la verdad. Como decía Lázaro, si no tienes mantenimiento da igual lo bueno que sea el sitio.

Una vez recogimos las cosas fuimos al mercado, que en Tapac no hay mucho de comida y demás, así que hay que llevarlo de la city xD. Ya habíamos cogido en Jinja algunas cosas que no suele haber en Moroto, así que serían principalmente verduras y cosas así.
"Aparcamos" el coche y David y Dani acompañaron a Lázaro a comprar mientras Carlos y yo nos quedábamos vigilando el coche, que la parte de atrás no se cierra (va cubierta con una lona). En seguida se reunió una multitud a nuestro alrededor que hablaban y se reían mientras Charlie y yo no sabíamos qué hacer. Muchos pedían algo y nosotros tomábamos la táctica de pasar un poco de todo. Los niños nos señalaban y se reían y algunos pastores miraban qué había dentro del coche (que por cierto Lázaro no había cerrado). Ya llevábamos un rato nerviosos con que no volvían cuando llegaron con las compras. Por lo visto el mercadillo era bastante asqueroso, según David, ya que olía a patatas podridas y estaba infestado de insectos. Además también les iba la gente pidiendo dinero y cosas mientras compraban.

Finalmente hicimos las compras y nos metimos en el coche. Antes de partir, Lázaro decidió pasarse por la casa de las hermanas del Sagrado Corazón a saludar, donde estaba una amiga suya que era de Soria, Paulina.
Nos recibieron muy bien y nos invitaron a tomar algo, que como acabábamos de desayunar pues no aceptamos. Paulina resultó encantadora y como dice Lázaro, es genio y figura. Lleva en Karamoja unos 25 años y es más karamojón que los karamojón xD
Nos estuvimos echando unas risas mientras contaban anécdotas, nos preguntaba por el viaje y demás. Nos contó cómo hacía unos años le había visitado su sobrino, que es fotógrafo, y mientras estaba de visita hubo un golpe de estado. Su hermano no hacía más que llamar para asegurarse de que el hijo estaba bien, pero a su hermana no le hacía ni caso "Ya sé que tú estás loca, pásame con mi hijo" xDDDD
La verdad es que fue muy agradable charlar con ella y de hecho quedamos para comer cuando volviéramos a Kampala, pues íbamos a coincidir allí.

Después de tanto prolegómeno, cogimos ya camino hacia Tapac. La "carretera" era realmente una pista bastante mala, en la que había que atravesar unos 40 ríos que normalmente están secos (otro motivo para tener un buen todoterreno y llevar dos ruedas de repuesto).

Por el camino hicimos una parada en el cauce de uno de los ríos. Hablando con Paulina nos habían comentado que hacía un tiempo (no recuerdo cuánto), en ese cauce se había quedado un camión atascado.

Ríos
Lugar donde se quedó atrapado el camión.


Por lo visto era un camión que iba cargado de maíz para vender. El conductor decidió volverse a Moroto a buscar ayuda y mientras tanto el propietario del maíz se quedó para vigilarlo. El caso es que se quedó dormido y era época de lluvias, así que de las montañas bajó una tromba de agua que se llevó por delante todo.

Ríos
Lázaro nos indica dónde rebotó y siguió río abajo.


El camión rebotó contra una roca y fue arrastrado por el agua unos 200 metros, más o menos, por el cauce del río, haciendo zig zag. Al hombre lo encontraron dos kilómetros y medio más abajo, muerto. El agua debió de bajar tan rápida que no le dio tiempo al tipo a nada.

Ríos
Al fondo el río gira a la derecha y ahí es donde se quedó el camión.


Tras la lección de no quedarse a dormir en el cauce de un río (por mucho camión que lleves), seguimos ya hacia Tapac.
Conforme nos acercábamos al poblado fuimos viendo algunas personas que andaban por caminos en nuestra misma dirección y que se quedaban mirándonos con curiosidad. Íbamos un poco nerviosos, preguntándonos que nos íbamos a encontrar. Lo cierto es que Moroto había resultado desolador, realmente daba mal fario el sitio, y Lázaro nos había dicho que en Tapac había menos facilidades...
Todo el viaje había estado avisando de que iban a llegar las vacas flacas, cada vez que nosotros flipábamos con las comilonas que nos pegábamos, con las cervezas que tomábamos, y le decíamos que nos habíamos imaginado un viaje más austero. Cada vez decía que iban a llegar las vacas flacas.

Aún estoy esperando xD
Así que llegamos a Tapac, y nos dirigimos a la misión de los Padres Blancos, que está un poco apartada del pueblo y en la falda de una montaña. Aquí es cuando comenzó el show...

Resulta que llegamos nada más terminar una reunión de las que hacen los misioneros con los líderes, en este caso de las mujeres, y al llegar nosotros salieron todos y todas. Y al salir, se avalanzaron sobre Lázaro de una forma espectacular...
Las mujeres le abrazaban, todos le daban la mano y querían saludarle, había gente llorando, las mujeres se pusieron a cantar y a bailar, los hombres intentaron coger a Lázaro y mantearlo, a lo que se resistió. Entonces se unieron las mujeres y lo lanzaron en volandas varias veces mientras todo el mundo cantaba, bailaba, gritaba y hasta lloraba.
A todo esto, viendo que íbamos con él, todos nos saludaban, varias mujeres nos abrazaron, nos hablaban todos a la vez... una pasada.
Creo que en mi vida voy a ver un recibimiento como este, en serio. Alucinante la cantidad de emoción y alegría que vivimos en los minutos que duró la acogida.
Y claro, nosotros alucinando, en estado de shock, con la sonrisa entre alegre y feliz por lo que veíamos y de completo asombro, saludando a todos los que se nos acercaban, etc.
Impresionante.

Tapac
La misión, con algunas cosillas plantadas a la derecha, nuestro fiel todoterreno y el edificio donde comíamos a la izquierda.


Evidentemente no tenemos fotos ni nada, lo cual es una auténtica pena. Porque Lázaro nos había comentado que nos les gusta que les saquen fotos desconocidos y les caen muy gordos los periodistas. Una vez que sabían quiénes éramos y demás, podíamos hacer todas las fotos que quisiéramos. Así que al llegar íbamos como fieras al matadero, y nos encontramos con toda esa algarabía. Aún no me lo creo cuando lo recuerdo, en serio.

Tapac
La entrada a nuestras habitaciones, a la izquierda de la foto anterior.


En cuanto hubo pasado la euforia, conocimos a los dos padres blancos que están ahora allí, Zacarías y Luc. Los dos son de Burkina Faso y de hecho estudiaron juntos, así que se llevan muy bien. Luc llegó a la misión una semana antes que nosotros y coincidió que al día siguiente, domingo, iban a celebrar su llegada y darle un nombre karamojón, así que llegábamos en un momento genial.
Mientras nosotros nos acomodábamos en nuestras habitaciones, Lázaro desapareció llevado por la gente, saludando a todo el mundo y demás. La lengua karamojón es muy interesante, tiene 24 declinaciones verbales, si no recuerdo mal, así que es un lenguaje muy preciso. Así mismo no hay cultura escrita, así que dependen completamente de la tradición oral. Son muy expresivos y era una pasada verles hablar.

Tapac
Mi habitación.


Al contrario que en Moroto, todo estaba en perfecto estado. Los muebles los habían hecho la gente de allá, pues antes estaba destinado un padre blanco que era de lo que ellos llaman los constructores, que sabía de esas cosas.
Mi cama en concreto era como una piedra, y es lo único de lo que me puedo quejar de los días que estuvimos allá, pues fueron una maravilla.

Tapac
La puerta y la mesa =D.


Después de acomodarnos fuimos a comer con Luc, Zacarías y Lázaro.
La comida de allá era toda casera, y tenía un sabor increíble. No sé por qué, todo tenía mucho más sabor. Me imagino que será porque los animales viven todos en libertad y comen de todo.
Mientras comíamos, Zac y Luc estuvieron poniendo al día a Lázaro y comentando cosas de la vida en el pueblo.
Por ejemplo, que un hombre que tenía 12 mujeres se había vuelto a casar. Allí la monogamia es algo muy raro, la verdad...

Los tepes tienen una cultura basada en el ganado al ser semi nómadas. Para ellos lo más importante son las vacas, son su vida. Su alimento se basa en leche mezclada con sangre y carne, cosas que sacan de las gallinas, las cabras y las vacas. Los nombres de los guerreros de hecho se dan en función del ganado que tengan, todos los nombres de guerreros comienzan con "Apalo-" que quiere decir "el dueño de un toro-" y luego viene alguna característica distintiva.
Para que os hagáis una idea, cuando pusieron los Padres Blancos la primera bomba de agua después de haber encontrado un pozo, la gente caminó varios kilómetros a por agua con el ganado. Bueno, pues primero bebieron las vacas y luego las cabras. Habían pasado dos horas antes de que ninguna persona probara el agua...
Igualmente, en la época seca (viven en una zona muy seca y la época de lluvias apenas dura un par de meses, algunos años ni eso) apuran todo lo que pueden antes de matar una vaca para alimentarse, perdiendo kilos y kilos hasta quedarse en los huesos.

Bien, pues volviendo al tema marital, para casarse hay que pagar una dote a la familia de la mujer, que normalmente suelen ser unas 40 vacas. Estas cifras luego se negocian, se cambian vacas por cabras (1 vaca=10 cabras) y varía dependiendo de las edades, el estatus, etc. Lo que queda claro rápidamente es que son muchas vacas para casarse... de hecho, suelen hacerlo progresivo y cuando una pareja quiere comenzar a vivir juntos, pagan unas cuantas cabras a la familia y empiezan a convivir. Eso sí, en el momento en el que la mujer se quede embarazada hay que pagar las vacas, o la unión se rompe.
Así que llegamos a la sociedad actual, en la cual tener más de una mujer rápidamente se ve como una forma de estatus.
El caso es que el hombre del que hablaban en la comida tenía 12 mujeres y había conseguido otra. Evidentemente el hombre era ya muy mayor, y allí se casan en cuanto son "mujeres", es decir, sobre los 13 años.
Los padres blancos no estaban contentos (y los hijos del hombre tampoco, que son unos cuantos ya, y las vacas que el da para casarse son vacas que ellos no pueden pagar para casarse...) así que intentaron mediar en el asunto, cosa difícil. Pues Zacarías comentaba que habían conseguido que el hombre diese a la chica a uno de sus hijos en matrimonio, que no es ninguna maravilla, pero es un avance.

En fin, de esas cosas hablábamos en la comida. Al terminar comentaron de ir luego a los "kraals", así que ya teníamos plan. Los kraals son los lugares en los que guardan las vacas por la noche y las guardan los guerreros de los ladrones. Porque claro, como no siempre se tienen vacas para casarse, ¿qué hacen? Van a la tribu vecina y las roban.
El caso es que los kraals están en la sabana, a varios kilómetros del poblado, y cada cierto tiempo se mueven, en busca de pastos y para evitar que les localicen. Los tepes son muy celosos con sus vacas, nunca te dirán cuantas tienen y a pesar de que las conocen por su nombre a todas, tampoco te lo dirán.

Mientras esperábamos, sacábamos cosas de las mochilas y lavábamos ropa, en la parte de atrás de las habitaciones, a unos 100 metros, había un grupo de mujeres bailando y cantando.

Tapac
Fiesta =D (Dani).


El hombre que aparece a la derecha, con un pantalón negro y chaqueta gris, es un jefe importante de la zona y cuando saludaba a Lázaro y hablaba con él no paraba de decirle "¡Tu sitio es aquí! ¡Aquí! ¡Esta es tu casa, tu sitio es aquí!" gesticulando con los brazos muy efusivamente xD

El caso es que acabamos de prepararnos y partimos en dos todoterrenos, el de Lázaro y el de Zacarías, ya que íbamos unos cuantos. Con nosotros venían dos chicos del pueblo que habían estado hacía poco y sabían dónde estaban los kraals.
Tras recorrer unos 5 kilómetros con los coches llegamos a un trozo que la pista estaba muy mal y decidimos seguir a pie... craso error.
Nos pusimos a andar y charlar de paso. En seguida el que marcó el ritmo fue Lázaro... con sus 64 años el hombre iba más rápido que nosotros xD
Mientras caminábamos nos comentaron que últimamente habían decidido juntar la mayoría de las vacas en un único kraal debido a la inseguridad, así que había menos vacas en los poblados y menos kraals, con uno muy grande, que es al que íbamos.
Se nos hizo pronto de noche, y teníamos sólo los frontales de Carlos y Dani, así que íbamos un poco a ciegas. También se nos puso a llover y la cosa empezaba a pintar bastante mal...
Pasamos varias zonas llenas de charcos enormes de agua y barro y llevábamos una hora y pico andando sin llegar a los kraals. Tras casi hora y media de andar, sudando y lloviendo, nos paramos a reconsiderar nuestras opciones.
Era ya de noche, llovía y estábamos sudados. Lázaro andaba con algo de molestia en la garganta a raíz del episodio de malaria que había tenido cuando llegamos y para más inri era probable que todo el mundo se hubiera ido ya a dormir en el kraal, al ser ya de noche y estar lloviendo.
Así que dimos media vuelta, hasta los coches.
Por suerte había luna llena y veíamos algo. Lo malo es que en la sabana crecen unos matorrales de pinchos muy bestias, que pueden pinchar la rueda del todoterreno de Lázaro, y que si te pillan te dejas la piel. De hecho tengo una camiseta con un roto de eso, de haber rozado uno de ellos ligeramente...

En fin, que llegamos calados y llenos de barro a Tapac. De hecho, aún quedan marcas del barro que hace esa tierra roja en los pantalones y la camiseta que llevaba en la caminta.
Cenamos algo caliente y a dormir, que al día siguiente era la celebración.




La entrada ha quedado un poco densa, ya lo siento. No hay más fotos de ese día y tampoco quiero dejar de contar las cosas que pasaron y sobre la cultura tepe, que fue lo más impactante del viaje.
Por cierto, una mini guía de pronunciaciones:
-Karamojon se pronuncia "karamoyón" o "karamochón", o una mezcla de ambas.
-Tapac se escribe y se pronuncia Tapac o Tapach.

Para que no haya dudas xD
La siguiente será a la vuelta de Italia, se me acumula todo xD
En fin, después de los 3 días de Tapac todo irá más rápido...
Tags: fotos, uganda, viajes
Subscribe

  • Post a new comment

    Error

    default userpic

    Your reply will be screened

    Your IP address will be recorded 

    When you submit the form an invisible reCAPTCHA check will be performed.
    You must follow the Privacy Policy and Google Terms of use.
  • 12 comments